Translate

lunes, 22 de julio de 2013

43

Esos son los años que llevo viviendo en España, al principio nunca pensé que llegaran a ser tantos, empezando porque mi idea era irme a vivir a Estados Unidos, que era lo que hacía la mayoría de mis paisanos cuando salíamos  vía España o México, únicos sitios a los que podíamos ir directamente desde Cuba.
Me costó adaptarme dos años, y cuando me llegó la salida para irme para Estados Unidos, a los cuatro años de estar viviendo aquí, decidí no marcharme, ya me sentía bien con las amistades que había hecho y con mi trabajo y la verdad es que no me apetecía volver a comenzar. Mi padre, que aunque ya estaba organizado aquí también, decidió marcharse, fue un tira y encoje entre nosotros a ver quién de los dos daba su brazo a torcer. Al final papá se marchó, saliéndose con la suya, pero yo me quedé así que todo quedó en empate. Papá estuvo por U.S.A. unos tres años, compró una cafetería en medio de un sitio donde todos hablaban inglés, menos él, y con ayuda de un par de empleados salió adelante. Al final terminó regresando, compró un bazar y reunió el dinero suficiente para sacar al resto de la familia que quedaba en Cuba. 
A veces me pregunto cómo habría sido mi vida si las cosas en Cuba no hubieran tomado el rumbo que cogieron a partir de 1959, pero creo que debo de darme por satisfecha, tengo una familia maravillosa y aunque mi vida aquí ha sido menos fácil que lo que hubiera sido en la otra Cuba no debo de ser desagradecida con esta tierra que me abrió los brazos. Pensar en lo que pudo ser y no ha sido ya no tiene mucho sentido a estas alturas de mi vida.
Y ahora para terminar, algo que tal vez encuentren un poco kitsch pero que a mi me encanta.


domingo, 7 de julio de 2013