Translate

lunes, 17 de noviembre de 2008

Olor a Cuba

Igual que en las casas se hace de vez en cuando "limpieza general" hace unos días tuve que hacerlo en el ordenador, el aparatito ya no quería funcionar bien, así que mirando archivos me encontré esto que me mandó una amiga hace un tiempo. A mi me llegó al corazón, porque son mis recuerdos tal como yo los tengo guardados. Pero con esto no quiero decir que sean mis recuerdos los que valen y no los de otros que no han tenido la oportunidad de conocer la Cuba que yo conocí. Creo que todo cubano lleva un pedazo de su tierra en el corazón, haya nacido antes de 1959 como yo, o después. Mi única intención es compartir con mis amigos estas líneas.
No se quien es el autor de este escrito, si alguien lo sabe, por favor que me lo diga.

Olor a Cuba (la de antes)


Para todos Los que tienen aún el "olor a Cuba" en su corazón.

En la novela de Francisco Umbral -- Trilogía de Madrid, el protagonista, el autor, mejor dicho, porque Umbral es sin duda ambos --, habla todo el tiempo del olor que percibe, que parece perseguirlo por la ciudad, el olor del "arroz a la cubana". ¿Un plato típico de Cuba que no conocemos? ¡Pues no! Umbral está hablando del casero arroz blanco, con huevos fritos y plátanos maduros. ¿Lo están ustedes también oliendo ahora? Pues según él, Madrid estaba inundado en una época de "arroz a la cubana", esa maravillosa combinación que en parte les debe el merito a los esclavos africanos, quienes fueron, se dice, los que trajeron de su tierra el hábito de freír los plátanos maduros. ¿Puede haber olor más cubano? Es tan dulce como su sabor mismo, y va dejando una grata estela de recuerdos. No se equivocaba Umbral al hablar de la intensidad de este olor esparciéndose por todo Madrid en una época en que los cubanos exiliados traían también en sus valijas sus olores más queridos.Los familiares y humanos. Como el rico olor a café recién colado, o el del humo del tabaco en la sobremesa. ¿Olores cubanos...?

El de la tierra colorada, húmeda tras un aguacero...

El del viento que arrastra los residuos de los cañaverales quemados...

El del jazmín del cabo y el galán de noche ...

El del rocío oliendo a esencia del alma...

El del frijol "colorao" y el frijol negro humeando en la cocina...

El de la carne de cerdo asándose entre hojas de guayaba o plátano...

El del mar salpicando la piel en el Malecón de La Habana...

El del agua de violeta de los bebes...

El de las sábanas almidonadas, azuleadas y planchadas de nuestras abuelas...

El del limonero junto a la ventana, ah, en el patio...

El de la suave ternura del agua de coco...

El de los deliciosos postres que asocio a encajes, canela y vainilla...

Arroz con leche, natilla, flanes, mantecados, boniatillos, toronja en almíbar...

El de las frituras de bacalao...

El de los moros y cristianos con un apelativo tan ajeno a la cruenta historia...

Los niños de Cuba, ahora en tierras del exilio, no han olvidado sus olores, sabores. Paula, mi nieta, llegó a casa hace unos días con una botellita escondida en su mochila, y un ruego: "Abuela, quiero que me hagas arroz con leche como el de la señora López. Te traigo la vainilla".La señora López, la vecina de mi nieta, se alimenta todavía con los olores traídos de Cuba, y a su vez alimenta a Paula con el espíritu de la isla.

¿A qué huele Cuba?

Huele diferente, supongo.

Huele distinta al resto del Caribe y, por supuesto, al resto del mundo.

Cuba huele ...a Cuba.

A sol y arena. Huele a sus versos, a sus canciones.

Huele a lo que huelen los colores de la vida.

Huele a energía buena, a energía radiante.

Huele a tierra negra y tierra colorada.

Huele a sazón con ajo y cebolla y ají.

Huele a perejil sobre el pargo.

Pero sobre todo, huele a recuerdos, a tafetanes y tules, a rosas disecadas entre los libros.

Huele a Colonia 1800, a lavanda, a talcos, a romero para ennegrecer el pelo;

Huele a brillantina (¿Tres Flores o Palmolive?) en el cabellos de los hombres;

Huele a jabón Candado;

Huele a añil, que es el color del cielo.

Al menos a todo eso olía hace muchos años, ahora, no sé,pero en Madrid, en Miami, en Nueva Jersey, y en todas las casas de cubanos exiliados por todo el mundo huele a Cuba, a la Cuba de ayer...

12 comentarios:

  1. Enternecedores olores y recuerdos. Añejos, nostálgicos e irremediablemente presentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Huelo nostalgia,,un beso

    pd.borré por error el comentario.

    ResponderEliminar
  4. Pués yo que nací en un pueblo español antes del 59 he revivido muchos de esos olores que me han traido recuerdos de mi niñez y juventud ¡Ah la brillantina! ¿Sabes que siendo valenciano uno de los arroces que más me gustan es el arroz a la cubana? y con su plátano (a esto me acostumbró un amigo portorriqueño) Me gustaria saber que es eso de "moros y cristianos"
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola Verdial Es cierto que los olores son una puerta abierta a la memoria, más que cualquier otra cosa.

    Gavi ¿qué haríamos sin la nostalgia? nos convertiríamos en robots, eso al menos es lo que creo yo, aunque tampoco hay que pasarse, que entonces no se disfruta del presente.

    Hola Pepe Los moros y cristianos son frijoles negros y arroz blanco, nada que ver con las fiestas del mismo nombre que se celebran en la comunidad valenciana. Hablando de arroz, mi hija terminó harta del arroz blanco, en casa de mi madre era casi diario como acompañamiento, y resulta que se fue a vivir a la comunidad dónde más arroz se come, claro que con muchas variantes.

    Un saludo a los tres y gracias por la visita y los comentarios.

    ResponderEliminar
  6. No conozco Cuba y todos esos olores me son extraños. Eso sí, mi primer plátano frito lo tomé en una cafetería de Sevilla, y aún recuerdo el Centro Cubano en Madrid.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Tawaki Los plátanos fritos, eso era mi plato preferido cuando era niña, sólo cuando la famosa manteca rusa dejé de comerlos :(, pero aquí los hago de vez en cuando, aunque son distintos, los canarios son más dulces.
    Un saludo y gracias por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  8. Hola Lola
    Me gustó este post. Algunos olores coincidirían con mi país. Hasta me dieron ganas de hacer recuento de olores, interesante. Un sentido tan importante. ¿Leíste El perfume? Muy bueno, leyendo de ello pones atención a los olores.
    Bueno, un abrazo!

    Ev

    ResponderEliminar
  9. Cada vez que alguien viaja a Cuba le pido agua de violetas para los niños.

    No concibo un niño que huela a otra cosa.

    Y le agrego otro: el olor a zafra. Ese olor que sientes a diez kilómetros del ingenio cuando están moliendo caña.

    Gracias por los olores.

    ResponderEliminar
  10. deseo esta sea la respuesta que buscas:
    http://www.cubanet.org/CNews/y00/nov00/16o5.htm

    ResponderEliminar
  11. Are you exhausted from searching for bitcoin faucets?
    Double your claimed satoshis with this amazing BITCOIN FAUCET ROTATOR.

    ResponderEliminar
  12. Did you think about trading with the best Bitcoin exchange company - YoBit.

    ResponderEliminar

Deja tu tarjeta de visita