Translate

lunes, 5 de abril de 2021

Los Santos Inocentes.


Película dirigida por Mario Camus  e interpretada, entre otros, por Paco Rabal, Alfredo Landa y Juan Diego. 

Rabal y Landa obtuvieron el premio, ex aequo,  a la mejor interpretación masculina en el Festival de Cannes en 1984 y la película  consiguió la Mención Especial del Jurado.

La historia nos presenta cómo era la vida en la España Profunda de los años 50/60 y la relación que había entre "señores" y "servidores".

He leído el libro y visto la película, y me ha gustado mucho la adaptación, casi exacta, de esta obra de Miguel Delibes. Hablando de la película, debo de ser un poco masoquista porque no me canso de verla y eso que cada vez que la veo, me voy poniendo de mal humor según avanza la trama y es que no puedo con las injusticias, el final produce en mi una catarsis, yo, que no soy entusiasta de la violencia, creo que es el mejor final que merecía ese personaje tan malvado.

Azarías me recuerda a un par de personas con las que estuve en contacto en mi niñez, una era el hijo de una amiga de mi madre, Luisito, y la otra persona era un tío mío que de niño tuvo meningitis y quedó con cierto retraso, precisamente la escena en que el Quirce hace burla de su tío cuando éste se pone a contar cosas a su manera, me recordó, no sin avergonzarme un poco, las "diabluras" que a veces le hacíamos a mi tío cuando nos visitaba, lo que provocaba el enfado de mi madre y un castigo seguro.

Paco, el bajo,  me provoca pena y al mismo tiempo no entiendo cómo no era capaz de rebelarse ante tanta humillación, supongo que en la época en que se centra la historia, estas cosas se consideraban normal entre los mayores pero ya los jóvenes se veía que aspiraban a otro tipo de vida, si no más holgada, al menos con un poco de más dignidad, como era el caso de sus hijos que terminaron alejados de todo eso.

Del "señorito" Iván, solo decir que es un personaje totalmente repulsivo, y al que Juan Diego le da una veracidad que te hace odiarlo desde el primer momento en que abre la boca. 

Si alguien no ha visto la película o leído el libro, los recomiendo, valen la pena ambos. 




 

miércoles, 3 de marzo de 2021

Doce hombres sin piedad.


Desde que vi esta película por primera vez hace más de 50 años, no me canso de verla cada vez que puedo, así que aproveché el otro día para visionarla de nuevo con  un fantástico Henry Fonda, junto a otros nada despreciables actores como Lee J. Cobb o Ed Begley.



En los viejos "Estudio 1" de TVE también se presentó una versión interpretada por José Bódalo e Ismael Merlo entre otros. Se puede ver en youtube. 



Igualmente hay una versión para televisión, de 1997, con Jack Lemmon haciendo el papel que hizo en su momento Fonda, pero de ésta sólo he podido encontrar el trailer. 

Y aquí una parodia de José Mota. 



jueves, 18 de febrero de 2021

Patria y vida

El lema de la revolución cubana siempre ha sido Patria o muerte ¿No es mejor decir Patria y vida? 

Esta canción que subo, que aunque reconozco que no pertenece a un género musical que sea de mi agrado, creo que dice claramente el sentir de muchos jóvenes de Cuba que ya están cansados de consignas desgastadas y que han llevado al país a un pozo sin fondo "gracias" a la inoperancia de sus dirigentes.



domingo, 7 de febrero de 2021

Christopher Plummer 1929-2021

 

Capitán von Trapp

                                                      Herbert Kappler

No tengo más que decir: un actor polifacético que lo mismo interpretaba a un edulcorado conde austriaco que a un malvado agente de las S.S.

Descanse en paz y gracias por todos los buenos momentos que nos hizo disfrutar.



Un mundo que agoniza



Miguel Delibes entró a formar parte de la R.A.E. en 1975 y su discurso inaugural, aún a pesar de haber pasado ya más de medio siglo, sigue teniendo una vigencia enorme, ya que trata del progreso y lo que éste ha significado para el hombre y cómo de alguna manera el mundo va cambiando y no siempre para bien. 

Interesante lectura que debería  ser obligatoria en los colegios. 

martes, 12 de enero de 2021

La engañadora

La engañadora, canción compuesta por Enrique Jorrín, está considerado el primer chachachá de la historia musical. Actualmente esta canción supongo que no será políticamente correcta, pero es que yo tampoco lo soy. 


Y de esa canción pasamos a esto otro. Hay que tener valor para ponerse esto. Lo que dice Destino es la pura verdad. Manía que tienen algunas de querer ser como Escarlata O´Hara.



miércoles, 23 de diciembre de 2020

Feliz Navidad.

Ya se va este año que nos ha traído a todos de cabeza, esperemos que el próximo sea mejor, aunque si me guío por las noticias ya no sé ni qué pensar.

Tanto que se decía que de todo esto íbamos a salir mejores y veo que estamos igual o peor que antes, igual de egoístas y desconsiderados hacia el resto, no hay más que ver que a diario salen notas de personas que pasan olímpicamente de la normativa que hay por cuenta de la pandemia, jóvenes que se reúnen a hacer sus botellones como si no hubiera un mañana, ancianos abandonados a su suerte, personas aparentemente "normales" y  que si se les llama la atención por el mal uso, o no uso, de la mascarilla la emprenden a golpes con quien sea, da lo mismo que sea un sanitario o un policía quien haya hecho el comentario, luego está la agresividad permanente en las redes sociales, no digo que todos pero una gran mayoría parece que utiliza internet solo para poder destilar toda la mala baba que llevan dentro y aquí da lo mismo que sean de derechas de izquierdas o el mismísimo  sursum corda  el que opine. 

Así que yo prefiero pensar en cosas agradables, en recordar cómo eran las navidades cuando yo era una niña y nos reuníamos toda la familia allá en mi barrio de La Víbora donde vivíamos y mi padre tenía su negocio, o los días de merienda o cuando para mí era como un día de fiesta aquellas visitas que hacía junto a mi madre. 

Creo que me he alargado mucho en mis divagaciones, bueno si han podido llegar hasta aquí les deseo a todos unas muy felices navidades o fiestas, como prefieran llamarlas. Ahora les dejo el que para mí es el más hermoso villancico, y con el que al fin un día pude cumplir mi sueño de poder "cantarlo" en su idioma original cuando estudiaba alemán hace ya más de 20 años pero que siempre recuerdo ese instante como muy especial.